Colorado   Esteban López

Argentino, nacido en Necochea, provincia de Buenos Aires
   Fecha de nacimiento: 11/02/1964
   Casado con 1 hija nacida el 28/12/2009

   Nace en Necochea, provincia de Buenos Aires, en 1964.

   En 1983, luego de una crianza burguesa y extranjerizada sufre una crisis existencial volcando su vida plenamente al trabajo social.

Impresionado por la obra social de la Congregación católica de Don Orione, reconocida por sus cottolengos y horfanatos, decide ingresar al seminario para emprender el camino a sacerdote. Estudia la carrera completa de filosofía y la mitad de la de teología, hasta que toma conciencia de que su vocación es social y no espiritual, y abandona el seminario.

Durante su vida de seminarista había conocido el Movimiento católico del “Buen Viaje”, que revolucionó a la Iglesia Católica argentina, saliendo a realizar fiestas populares, los sábados por las noches, en las villas miseria y asentamientos de Capital y de Gran Buenos Aires con música de rock nacional y de folclore, para convocar y conmover a la juventud marginada, y luego interesarla en el compromiso social. Los emblemáticos encuentros se llamaron “Galpones”, si bien la mayoría se realizó en plazas, y hasta se hizo un Galponazo en el estadio de Vélez. El Colorado deja su vida de seminarista para dedicarse totalmente al movimiento y se va a vivir a un barrio obrero y luego a las villas. Llega a ser coordinador general del movimiento, y coproduce decenas de galpones en casi todas las villas. Trabaja además de pintor de obra en las cooperativas de trabajo, luego como ayudante de albañil y como imprentero. Participa en la edición de revistas barriales, y en programas de radios comunitarias, etc.

Luego, en 1986, los fundadores del Buen Viaje dieron otro giro en su trabajo y crearon Ser.Cu.Po. (Servicio a la Cultura Popular), una mega cooperativa de trabajo y consumo, conformada por gente pobre, que llegó a tener unos 120 almacenes populares en 120 barrios carenciados de Buenos Aires., con imprenta propia, camiones propios, con fiestas populares para toda la familia los domingos al mediodía, comprando directamente a los productores, fraccionando y distribuyendo directamente los pobres a sus barrios, a su gente, sin pasar por el Mercado Central. El Colorado adhiere y trabaja para SerCuPo durante varios años, y con mucho énfasis en la convocatoria de la gente de los barrios del conurbano a participar de un megaencuentro en el club Vélez.

Luego el Colorado decide reinsertarse en el mercado laboral clásico y se ubica como Profesor Suplente de Filosofía en los colegios secundarios de Barrio Norte, La Anunciata y Escuela Argentina Modelo, desde 1990 hasta 1994.

También en 1990 comienza a cursar la carrera de Derecho en la UCA y la abandona al cumplir dos años de la carrera.

En sus años de trabajo social el Colorado descubre el folclore con compromiso social (ético) y estético.

En 1992 es contratado por la Fundación El Libro para producir el Fogón Criollo de la Lectura, en la Feria del Libro, consistente en convocar a referentes famosos de la Cultura a leer textos seleccionados por ellos mismos, que los hubieran sumergido en el ámbito de la identidad cultural argentina. Lo repite en la Feria de 1993. Luego la Fundación disuelve ese valioso espacio.

En 1992 también crea un restorán criollo en la Feria de Mataderos, y al año lo cierra por disidencias societarias.

Y así funda La Peña del Colorado en 1995, aportando un aire renovador a las peñas argentinas, luego de sufrir éstas veinte años de crisis por los avatares políticos que condujeron al exilio a muchísimos folcloristas. La gente exclama “Al fin una peña como las de los años ´70!”, por el compromiso antedicho, y porque se colma de jóvenes universitarios.

En 1998 el Colorado incorpora a su talentoso amigo Marcos Giuliodori, quien hace un aporte fundamental en la historia de La Peña del Colorado, cual fue la opción por una línea estética dentro de la música y de la poesía folclórica. Esta opción consistió en agregar escenario en La Peña –que hasta ese momento era sólo para guitarrear en las mesas– y presentar espectáculos de Artistas jóvenes y consagrados en la corriente del folclore que no teme a incorporar información de otros géneros, siempre que no se pierda la esencia del folclore y buscando la excelencia en la difícil conjunción de lo complejo sin perder la simplicidad. Este paradigma se encarna en la figura de Gustavo “Cuchi” Leguizamón.

Así fue como La Peña se ganó el afecto de los y las más grandes referentes de la música popular, como Mercedes Sosa, Luis Salinas, Patricio Jiménez, Raúl Carnota, Chango Farías Gómez, Jorge Viñas, Pocho Sosa, María Volonté, Jorge Giuliano, Mónica Abraham, Enrique Llopis, Juan Muñiz, Marián Farías Gómez, Carmina Cannavino, Juan Quintero y Luna Monti, Néstor Acuña y Ariel Acuña, Marta Pirén, Claudio Sosa, Laura Albarracín, Willy González, Markama, Alfredo Ábalos, Marcelo Dellamea, Franco Luciani, Nahuel Porcel, Patricia Sosa (Perú), Mandrake Wolf, y los hermanos Ibarburu (Uruguay), Melania Pérez, Leopoldo Teuco Castilla, Miguel Ángel Pérez, Rudi y Nini Flores, Jorge Marziali, Santaires, Grupo Vocal Argentino, Cantoral, La Coral de las Américas, las Voces Blancas, Ricardo Vilca, Juan Falú, Liliana Herrero, Ramón Navarro, Raly Barrionuevo, Chango Spasiuk, León Gieco, Víctor Heredia, Bruno Arias, Jesús Hidalgo, Lucho Hoyos, Patricia Barone, Bernardo y Mariana Baraj, José Mercado, etc.

A esto contribuyó en gran parte Claudio Sosa con su enorme talento, como Director Artístico y programador de La Peña, tanto en Palermo, como las peñas montadas en la ciudad de Cosquín para los festivales.

Marcos Giuliodori, Claudio Sosa y el Colorado logran que en el escenario de La Peña se presenten artistas como Daniel Mazza, Enrique Espinoza, Inés Rinaldi, Alejandro Dolina, Lito Vitale, Ariel y Facundo Ramírez, Carlos Aguirre, y tantos más.

A partir de 2001 El Colorado lleva su impronta peñera a tres festivales de Cosquín, siendo declarada La Peña del Colorado por la prensa nacional y provincial como la de mayor calidad y compromiso artísticos.

En 2002 le transfieren al Colorado la titularidad de la peña más grande de la Argentina, ubicada en Salta capital, La Casona del Molino, que vende luego en 2006.

En 2002 la yerbatera Amanda se interesa por la idea del Colorado de institucionalizar los MateBares en forma esponsorizada. Dicha empresa realiza una prueba piloto en La Peña durante un año, y luego pasa a esponsorear más de 100 Matebares en Capital y Gran Bs As.

En 2003 es la Dirección General de Música de la Ciudad de Buenos Aires convoca a Marcos Giuliodori y al Colorado a coproducir espectáculos en el Centro Cultural del Sur, realizando recitales masivos de folclore para más de 3000 personas cada sábado, y a producir teatro criollo, feria de artesanos, bailes, narraciones de cuentos criollos, etc. durante un año entero, y atendiendo el buffet con comidas criollas.

En 2003 funda la peña El Desalmadero, en Scalabrini Ortiz, casi Loyola.

En 2004 funda La Peña Grande del Colorado en la avenida Entre Ríos 1444 con el objeto de instalar en Buenos Aires una Peña para el público extranjero con las condiciones que exigen las agencias de turismo.

En 2004 el Colorado logra que se sancione la Ley de Peñas en la Capital Federal, que jamás se había logrado legislar en la Argentina. El Colorado promueve la ley, redacta el proyecto de ley, y logra que la sancione la legislatura porteña encabezada por los Diputados Chango Farías Gómez y Alicia Caruso.

El Colorado integra la CAMUVI (Cámara de locales con Música en Vivo, afiliada a la CAME) durante tres años.

En 2006 es convocado por Lorena Peverengo creadora del programa el Explorador Cultural de Radio América (AM 1190), como columnista del segmento de “folclore”. El programa ha sido reconocido con tres Premios UBA y nominado al Premio Martín Fierro. El Colorado y Lorena Peverengo logran que Radio América permita difundir la música folclórica gracias a la calidad musical de los artistas entrevistados, y convocados a cantar y a tocar en el programa.

En 2007 el Colorado es convocado para realizar un programa de folclore en el CPR, Centro de Producciones Radiofónicas por internet al servicio de las ONGs, dependiente del CEPPAS, en Talcahuano 256, Cap. Federal, fundado por el Dr Binder, y lo hace hasta 2006.

En 2008 es convocado para realizar un programa de folclore en la radio de la UTN de Avellaneda, que mantiene todo ese año.

El Colorado realiza caterings criollos a programas de TV de aire como Canal 7, de cable como a Canal Encuentro, a los famosos del folclore en sus recitales, a ferias agrícolas, a festivales en los alrededores de Buenos Aires, a colegios, al Teatro ND Ateneo, etc. Llega así a enseñarle al cocinero Donato, por TV, a cocinar empanadas provincianas, y a producir una peña para la conductora Karina Mazzoco en Canal 13, para el día internacional del folclore. Su peña llega a ser uno de los diez lugares más recomendados de Argentina por las más importantes guías turísticas del mundo, y el Colorado realiza notas para Gourmet internacional de New York, dos veces para Discovery Channel, para The Tourist Channel, para la televisión canadiense, la japonesa, la francesa, etc, etc.

En 2011 el Colorado abandona la gastronomía para abocarse a la producción folclórica con una Productora de contenidos, Del Colorado Producciones, representando artistas, produciendo ciclos de música popular en distintos teatros de Bs As, y también trabajando en radios, y próximamente en TV.
Tiene en preparación un libro sobre Folclore y Poder, y otro sobre Filosofía de las Culturas Argentinas, próximamente a publicar, fruto de años de investigación y de trabajo folclórico y cultural.